Que Motoazada comprar en 2020

A la hora de trabajar la tierra, ya sea en tu jardín o huerto, ya te habrás dado cuenta de la dificultad de hacerlo manualmente, por eso estas aquí buscando una máquina que te ayude en esa tarea.

En este artículo, realizado por un experto en motoazadas y motocultores, te mostraré en lo que te tienes que fijar a la hora de comprar una. Así mismo, te enseñaré también varias motoazadas con una gran relación calidad precio para que puedas elegir el modelo que mejor se adapta a tus necesidades y a las condiciones de tu terreno. Además verás que algunas son polivalentes, cambiándoles algunos accesorios se pueden convertir en cortacésped y escarificador como las Honda FG201 y la FG205.

1.      El tamaño del terreno.

¿Cómo de grande es el tamaño de tu terreno? ¿Es un Jardín o huerto pequeño? ¿O por el contrario es un terreno de 500m2 o más? El tamaño si importa, al menos para elegir una motoazada ya que determinará la potencia de la máquina. Si el terreno es grande, igual deberías plantearte un motocultor, que a pesar de ser más caro, te ahorrará mucho tiempo y trabajo. Si es un terreno pequeño, con una motoazada tendrás más que suficiente, además son mucho más baratas, eso sí, a costa de realizar más trabajo.

motazada trabajando
Arando un terreno a motocultor

Una cosa más, las motoazadas, tanto pequeñas como grandes, pueden llevar ruedas para ayudar al transporte y al trabajo, dichas ruedas no tienen tracción, solo son de apoyo, pero gracias a ellas es más fácil trabajar, así que, serán aptas para terrenos más grandes o si no quieres hacer mucho esfuerzo trabajando la tierra.

 

2.      Ancho de trabajo y dureza del terreno.

El ancho de trabajo viene determinado por la cantidad de cuchillas o fresas de la máquina, por lo general tienen 4 o 6. Cuando el terreno es duro es mejor que tenga menos cuchillas siendo el ancho menor porque requerirá menos esfuerzo para trabajar con ella, pero requerirá más pasadas para abarcar toda la superficie. Por otro lado, si el terreno es más blando podrás usar todas las cuchillas que permita la motoazada.

 

3.      Profundidad de trabajo.

La profundidad que puede llegar la motoazada dependerá del alto de las fresas de trabajo, del rato que estés trabajando en el mismo punto y de los movimientos que le hagas la máquina, además algunos modelos de motoazada tienen una barra metálica que se hinca en el suelo para poder profundizar con más comodidad, esta pieza es el estribo. Si necesitas profundizar en el terreno, la motoazada es mejor que el motocultor, puesto que este último tiene ruedas para moverse lo que limita su profundidad, vamos que es más superficial.

 

4.      Altura del manillar regulable.

En las motoazadas más pequeñas, esta opción no existe y regulas la altura según como coloques la aradora, además son menos pesadas y fáciles de manejar, en cambio en las que son más grandes y robustas, generalmente las de gasolina, el manillar tiene que permitir la regulación de la altura, así podrás trabajar en una posición más cómoda y erguida para que no sufra la espalda ni los brazos. Revisa bien que la motoazada que elijas disponga de un manillar regulable.

Motazada altura regulable
La altura y la inclinación puede ser regulable

 

5.      Tipo de motor.

Los motores de las motoazadas pueden ser eléctricos o a gasolina, los motores de gasoil suelen llevarlos los motocultores ya que suelen usarse para extensiones más grandes.

Las motoazadas eléctricas son menos potentes y más baratas, pero requieren estar conectadas a la red limitándolas a terrenos pequeños y con posibilidad de enchufarlas. Para solucionar esta limitación, también hay aradoras a batería, pero son poco potentes y algo caras, podrían servirte para un jardín o huerto pequeño, en fin, algo muy casero, pero si tu preferencia es a batería, pues tienes esa opción disponible.

Las motoazadas a gasolina son más potentes, flexibles, aunque un poco más caras, eso sí, podrás usarlas en cualquier terreno sin la limitación de enchufarla a la red, por lo que te permitirá usarlas en terrenos pequeños y medianos, hasta 150m², como mucho 200m².

Existen modelos de aradoras pequeñas a gasolina ideales para jardines y modelos grandes para extensiones de terreno de más de 200m2, que permiten además, añadirles accesorios como arados, bolsas ,etc.

Los motocultores a gasolina o gasoil son la opción más potente, cómoda y cara, y son ideales para terrenos amplios de 400 m² o 500m², además son muy versátiles permitiendo añadirles distintos elementos como arados, bolsas, trituradoras o un remolque, hasta algunos modelos tienen accesorios que permiten ir sentado, pareciéndose a un pequeño tractor.

 

6.      Marchas de trabajo y marcha atrás.

Las motoazadas más grandes y los motocultores disponen de marchas que posibilitan trabajar más rápido o con más potencia, además de marcha atrás, lo que permite trabajar de manera más inteligente y menos tediosa, debido a que su peso no permite moverlas con facilidad. El único problema, es que, si las fresas están en la parte trasera de la aradora, al ir marcha atrás, hay que tener mucha precaución con ellas que no nos pillen un pie o la ropa, ya que no suelen ir muy protegidos.

 

7.      Facilidad de encontrar repuestos.

Cuando elegimos motoazada, solemos pensar en comprar una barata, probablemente china o de marca blanca como las motoazadas florabest del Lidl o Carrefour, y la verdad que son una buena opción, el problema llega cuando se te rompe alguna cuchilla o elemento del motor. Encontrar un repuesto de estas aradoras suele ser complicado, y se pueden demorar varias semanas a que llegue el repuesto. Así que, ten en cuenta si te compensa comprar una aradora barata, sin marca y tenerla parada un mes por falta de repuestos, en caso de avería. En este caso, lo mejor es esperar a encontrar alguna motoazada en oferta de marca y con facilidad de encontrar repuestos.